El Amor de Una Mujer Generosa – Alice Munro #Reseña




¡Hola, mestizos! En esta ocasión les traigo una reseña de un libro contemporáneo que me ha sorprendido bastante a pesar de que no es de mis géneros favoritos. Y, siendo honesto, lo primero que hice cuando terminé esta colección de relatos, fue buscar más libros de la autora. Alice Munro ganó ni más ni menos que el Premio Nobel de Literatura en 2013.

Cuando el destino de una persona es tener un único compañero sentimental en la vida no hay por qué convertirlo en nada especial, ya lo es en sí mismo.

Como les decía, El amor de una mujer generosa es una colección de ocho relatos que giran sobre temas muy diversos, aunque uno en común de toda la literatura de esta autora: las vidas, al parecer, comunes y corrientes, de mujeres. Munro tiene esa peculiaridad de dar giros sorprendentes de trama en la situación menos esperada, y ese es el plus que me mantuvo enganchado en la mayoría de las historias.

Seguir viviendo y acostumbrarse hasta que solo sea el pasado lo que duela, y no cualquier presente posible. 

En cuanto al estilo, puedo decir que es exquisito. Al inicio –por ser una autora nueva para mí– no pude evitar que me recordara el estilo de King, Virginia Woolf y Gillian Flynn. Me recordó a King, sobre todo, en el primer relato; vidas cotidianas de ciudadanos haciendo una voz colectiva, enfermedades por adicciones y al final, un golpe de gracia con un giro de trama muy macabro. A Woolf por la manera en que brincaba de un tema a otro en las líneas de la narración. Y a Flynn por la libertad con que tocaba muchos temas de los que no se hablaban antes como la libertad sexual y la vida en un matrimonio.
En conclusión, El amor de una mujer generosa es un libro que no se deben perder, ya que tiene de todo: una prosa de calidad, temas variados que versan sobre la vida de la mujer y sus alrededores hostiles, giros macabros y una creación magistral de ambientes. 

















You May Also Like

0 comentarios

¡Gracias por comentar!
Regreso todos los comentarios :), solo pido un poco de paciencia por los días de clases.
Recuerda comentar con respeto y sinceridad. Nada es más valioso para los dioses que un comentario con buena ortografía.

¡Saludos con Hermes!